background

Pavimentos flotantes

El parquet flotante es un material de apariencia natural, muy acogedor y fácil de limpiar.
Debido a su aspecto novedoso y moderno, la sencillez de su instalación y su bajo costo, se ha convertido en un material muy empleado tanto en hogares como en centros de trabajo y comercios, poseyendo además un nivel de absorción y aislamiento de ruidos superior al resto de suelos.

El nombre de flotante se debe a que sus lamas se apoyan sobre una membrana aislante, unidas entre áspero nunca al suelo, por lo que éste no sufre deterioro.

Destacan sobre el resto de tarimas tanto por su mejor comportamiento ante los cambios de temperaturas y su resistencia al tránsito, como por la rapidez y sencillez en su instalación.
No precisa de un acabado a posteriori, ya que las lamas salen terminadas de fábrica, existiendo una amplísima gama de materiales donde elegir, ya sea por precios, colores o calidades.

Se hallan dos tipos de parquet flotante: el parquet flotante de madera natural y el parquet flotante laminado.

Como acabado de la madera se puede optar entre un barnizado, un encerado, mate o satinado brillo, siendo este el más empleado, por disimular mejor las imperfecciones y arañazos.

El parquet flotante laminado consta de una capa superior formada por una reproducción fotográfica, recubierta con varias capas de melanina resistente al desgaste, los impactos, la exposición a la luz solar y a las ruedas o patas de las sillas, si éstas están debidamente protegidas.

Estos materiales son muy empleados en reformas y rehabilitaciones, así­ como en obras nuevas, ya que admite su colocación sobre pavimentos anteriores, siempre que están nivelados.